Make your own free website on Tripod.com








José Augusto Azpúrua G.

¿Que creen los rectores del CNE? ¿Que acaso somos iletrados informáticos?














José Augusto Azpúrua G.





3erPolo
















joseapeq.jpg

 

 

 

Definitivamente, la opinión que de los rectores chavistas del CNE se tiene que formar cualquier persona medianamente letrada en asuntos informáticos, es que dichos señores son falaces, cínicos, y extraordinariamente autoritarios y abusivos.

Comenzaré por la última barrabasada de dicha gente. Aparece en TV en un acto del CNE, un profesor de la Universidad Simón Bolívar, quien supuestamente ha escrito un programa para generar "¿Aleatoriamente?" una lista de doscientos centros de votación; y el cual supuestamente va a ser el mismo que pueden usar otras personas para lograr el mismo fin. Pero cualquiera sabe que la semilla, la generación de números aleatorios, va a dar siempre una lista diferente de números, y no hay forma de determinar si la lista que hicieron es una lista verdaderamente aleatoria, o preseleccionada por los rectores, en las mesas donde saben que las máquinas no fueron programadas con topes para frenar la suma correcta de los votos por el SÍ.

Por otra parte, las supuestas auditorías que se llevaron a cabo fueron realizadas por los mismos tipos que organizaron el fraude referendario. Y ¿dónde se ha visto que, por ejemplo, a un cajero de banco de quien se sospeche un desfalco, se le va a encargar el efectuarse él mismo una auditoria? ¿Tendría eso algún sentido? Obviamente ¡NO!.

¿ZAMURO CUIDANDO CARNE?

Ese viejo dicho nos ilustra lo que ha ocurrido. Un programa de computación puede contener instrucciones para poner un tope al número de votos positivos si se efectúa en una fecha determinada, y trabajar perfectamente en cualquier otra fecha. Así pues, cualesquier número de pruebas que se efectúen en otras fechas van a dar resultados satisfactorios no fraudulentos.

Por otra parte, al no tenerse la certeza de que las cajas que puedan contener las papeletas, cuya oportuna cuenta habrían dado limpieza y veracidad a las cifras dadas, estas papeletas pueden no ser las mismas que se depositaron el día del referendo en las urnas respectivas, y por ende la solución sería el repetir la votación en unas 20 o 30 mesas escogidas por la red de Asambleas de Ciudadanos, no aleatoriamente, sino de acuerdo a las que muestren mayor grado de sospechas de haber sido trucadas.

En caso de que esas pocas mesas muestren una desviación apreciable de los porcentajes provistos por el presidente del fraude, declarar nulo el proceso y efectuar de inmediato otro referendo de forma manual y con presencia y actividad en cada mesa de testigos de ambas tendencias.

Lo que se desea no es que gane el SÍ o el NO, sino que se respete la voluntad mayoritaria de los venezolanos de la cual se han burlado permanente, cruel, vil, y cínicamente los "¿rectores o delincuentes?" electorales del CNE.
















3erPolo

hans-herman-hoppe-banner.jpg